23 de diciembre de 2013

En el Festival Siembra y Lucha 2013

Foto Marco Méndez
Este servidor tuvo la dicha de trabajar para el Festival Siembra y Lucha hace dos semanas. Se trató del fin de semana más metalero del año en el país. Tres días de buena música metal los cuales atraerían a gente proveniente de toda Centroamérica para presenciar conciertos de gran nivel. Por localía los ticos seríamos la mayoría presente a presenciar los chivos en la verde e idílica finca de José Figueres La Lucha Sin Fin, conocida simplemente como “La Lucha” en San Cristóbal Sur de Desamparados. Don Pepe nunca llegaría a imaginarse que en un futuro se congregara parte de lo mejor de la música metal en su propiedad.

En sus comienzos La Lucha dependió de la industria de cordeles y mecates a base de cabuya, plantas que se llegaron a sembrar abundantemente en algunos pueblos de la zona. Con el tiempo los productos a base de cabuya fueron perdiendo demanda comercial frente a la cordelería sintética, aunque todavía se mantiene en menor escala. Pese a intentar adaptarse a las tendencias industriales y comerciales, la producción en las fábricas de saco y cordel sintético va en una paulatina baja respecto a épocas pasadas; la cual pone en riesgo a una industria que da trabajo a muchas familias de la zona. Son los efectos colaterales de crisis y tratados comerciales que no miran mucho en sus consecuencias a mediano y largo plazo en el mercado local. La opción entonces es reinventarse y La Lucha lo está intentando, explotando su gran potencial turístico que la convierte en un lugar atractivo para efectuar actividades como el Festival Siembra y Lucha.

Para tratarse de un evento musical “Siembra y Lucha” parece un nombre atípico, aunque cae bien tratándose del lugar donde se iba a realizar. La actividad se ha llevado planeando durante todo el año, a pesar de la desconfianza de alguna gente de la zona. Aún se mantienen erróneos prejuicios tanto de la música metal como de la gente que la escucha. El caso es que a pesar de la intimidante marea de camisetas negras y el fuerte estado etílico de algunos, los visitantes no ocasionaron problemas de gravedad como esperaban los más recelosos. Las patadas y brincos quedaron para el mosh frente a la tarima. El resto se acomodó a sus anchas en la cancha, en las bancas aledañas o incluso entre los cabuyales. Como quien asistiera en 1969 a una actividad parecida en un rural pueblo norteamericano llamado Woodstock.

Un día antes de comenzar los conciertos unos amigos y yo nos sumamos al STAFF del Festival. Habíamos recibo antes una inducción de un par de horas sobre cómo se iba a trabajar. Nos asignaron a la parte de Servicio al Cliente, un rol que prácticamente consistía en hacer un poco de todo. Antes que llegaran los primeros visitantes extranjeros se nos encomendó montar 20 tiendas de campaña para la zona VIP, en un área algo alejada de la tarima pero tranquila bajo los verdes cipreses. Después nos tocó hacer limpieza en uno de los bares cerca de la tarima, comenzarlos a surtir de cerveza y demás líquido etílico requerido. Trabajo arduo que nos llevó hasta la noche y nos dejaría muy cansados. Nunca en mis manos pasaron tantas cervezas. Tras recibir algunos visitantes panameños volvimos a casa para dormir unas tres horas y encarar el comienzo del festival la mañana siguiente.

El viernes fue tan agotador como el jueves. Parte de la misión era recibir los buses con visitantes y conducirlos a su área de campamento, cuestión que consistía en caminar mucho reiteradamente durante el día. No era gran responsabilidad comparada rol de organizadores y cabecillas a cargo del festival. Pasaban constantemente ocupados coordinando detalles como la seguridad, entrada y salida de buses, alimentación, la llegada de grupos musicales, suministros y entre otros. Prácticamente no durmieron en los tres días del festival para llevar a cabo la actividad y es algo para reconocerles. Difícilmente se ve ese esfuerzo a simple vista. No suele tener atención como la tarima de conciertos.

Estar caminando de un lado a otro tenía sus ventajas. Podía ir tomando fotos y tener idea del desarrollo del festival. Si bien la música metal no me incomoda para escuchar, debo reconocer con cierta vergüenza que no tenía idea de las bandas que se iban a presentar. Ni si quiera las nacionales como Final Trial, un grupo de ésta zona que tuvo el privilegio de abrir el festival. De haber tenido chance no me hubiera importado pasar horas en Wikipedia documentándome de las bandas que se iban a tocar en los tres días. Cosa que voy haciendo estos días además de buscar y escuchar su música.

Mientras iba de un lado a otro siempre que podía intentaba poner atención a la introducción de los grupos, junto a la música tocada en tarima. Pasando cerca de los camerinos pude ver el arribo de los integrantes de Saurom, quienes fueron muy ovacionados en su llegada. Ésta banda española es conocida por interpretar canciones inspiradas en El Señor de los Anillos de  Tolkien. Cerca de ahí guiando a unos visitantes con gafete de prensa nos topamos a Ralph Scheepers (vocalista de Primal Fear), quien no tuvo reparo para saludarnos y sacarnos fotos con él; a pesar que yo en ese momento no sabía quién era. Su grupo cerró el primer día de conciertos. Lo vimos un rato luego de la una de la mañana antes de volver a casa y dormir unas cuantas horas para el segundo día de chivos.

El sábado las ojeras iban siendo más notorias, pero había que seguir en el segundo día del festival. A diferencia del vienes, poca gente llegó para acampar y en cambio si llegó una buena masa de personas que se irían ese mismo día. Para la mayoría de visitantes Over Kill y Warcry eran los grupos más esperados para el sábado, aunque no por eso las demás bandas estaban por menos en expectación. Al anochecer se podían escuchar los carismáticos discursos del vocalista de Lujuria, quien mantuvo muy animada a la gente congregando a los más dispersos a acercarse a la tarima. Ese día nos dejaron salir a las 8:00 pm y nos quedamos un rato en el festival para ver la presentación de Sabaton, una banda sueca que en este mismo año se presentó en el multitudinario Wacken Open Air en Alemania.

El cansancio era más que evidente para los miembros del STAFF que trabajaron hasta tarde la madrugada del domingo, coordinando la salida de los buses al Área Metropolitana. Un esfuerzo más en el último día de chivos del Festival Siembra y Lucha, lidiando con incómodos reclamos de cortesías los cuales no teníamos idea. Algunos visitantes emprendían su salida de La Lucha, aunque la mayoría sólo hacía maletas para salir apenas terminaban los chivos y otros más despreocupados las harían después el lunes al amanecer. Regresando por su cuenta a dedo, en vehículo propio o esperando los buses de la zona que van diariamente hacia Cartago.

El domingo anduve un tanto alejado de la tarima. Logré sacar algunas fotos de los chivos de la tarde, pero no así la noche. Mis colegas del pueblo estaban de receso desde la tarde pudieron ver las presentaciones de Orphaned Land, Stratovarius y Mayhem. A diferencia de la mayoría de grupos, esta banda llegó a Costa Rica con algunos días de anticipación para el festival. Como me contaban antes y me pude documentar después la historia de Mayhem es tan fascinante como siniestra. Generalmente en sus presentaciones en vivo suelen colocarse varias cabezas de cerdos en el escenario, pero afortunadamente eso no sucedió durante su concierto en el cierre del festival. Aún así el vocalista Attila Csihar no dejó indiferente a algunos, sosteniendo un cráneo mientras cantaba durante su presentación.   

De jueves a viernes prácticamente no pude seguir las impresiones en medios y redes sociales sobre el festival. En el periódico La Nación, los foros de 89 Decibeles y el perfil de Facebook del FSL encontré algunas opiniones negativas y positivas, de las que no me hubiera enterado dentro del festival. Los visitantes e incluso las mismas bandas tuvieron qué contar, bueno y malo. Todavía hoy voy encontrando más impresiones de amigos y conocidos que se dieron la vuelta a los chivos. En boca a boca salen algunas anécdotas como la de Noel Calvo (guitarra y voz de Final Trial), quien contaba haber estado con unos salvadoreños que lloraban de felicidad por disfrutar de las bandas en Centroamérica. Sin el festival hubieran ocupado viajar a Norteamérica y Europa para poder verlas. Queda esperar el año entrante otra eventual edición del FSL en La Lucha, con la lección aprendida de los errores cometidos. A pesar de recelos o prejuicios fue una gran ayuda económica para gente y comercios de las comunidades vecinas.

***
En este enlace se pueden ver las fotos que logré sacar en el FSL. También encontré ésta otra galería en la cual se ven soberbias fotos de las bandas en el escenario. 


4 comentarios:

  1. Buena experiencia por lo que cuentas y se ve en las fotos. Yo he ido a varios festivales de música indie/alternativa aquí en España, y al final es bastante parecido el ambiente aunque la música y los grupos de gente sean diferentes: muchas cervezas de acá para allá, camping, césped, y los grandes escenarios.

    No estoy yo tampoco muy documentada en la música metal, aunque escuchaba algo en el instituto porque un par de amigos eran aficionados a grupos tipo Rammstein, o muchos como Korn o Static-X, de los que aparecían en la banda sonora de La Reina de los Condenados (2002), película que en la ambientación musical y la caracterización del protagonista está bien, aunque es decepcionante respecto al libro de Anne Rice.

    Me alegro de que te tomases el tiempo para leer la entrevista a Clay Rodery. Estoy de acuerdo contigo en que tiene una proyección muy interesante, y por eso cuando vi su trabajo quise ponerme en contacto con él. Creo que si estuviésemos en la época de los 60/70, y bueno también hasta los 80 - viene siendo una moda más moderna utilizar fotografías -, donde los pósters de las películas eran realizados por dibujantes, seguramente hubiera tenido un gran hueco en esa industria. Al menos la idea de GoT le ha llevado también a ser más conocido.

    Las series que mencionábamos en la entrevista de Breaking Bad y True Detective, si no las conoces, creo que te resultarían interesantes. Además la última, es también de HBO como GoT y sólo han sido 8 episodios, se puede ver fácilmente, y tiene una atmósfera muy cautivadora, sobre todo en los primeros episodios.

    Saludos, Marco!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo muy abandonado el blog y hasta hoy encuentro el comentario.

      El festival fue una especie de hito en ésta zona aparentemente idílica. Nos dejó muy cansados, pero satisfechos la mayor parte por lo que brindó la actividad. Yo tampoco he sido muy fan al metal y sus géneros, pero me ha dado gusto escuchar las bandas que llegaron acá y documentarme de forma didáctica sobre ellas. Interpretar el mensaje de sus letras junto a la complejidad de los acordes musicales. Como algunos amigos metaleros dicen, no es solo agitar el pelo.

      En cuanto a la series tengo Breaking Bad porque me la habían encargado buscar no hace mucho, aunque no he visto ni el episodio piloto. Igual con True Detective de la que he leído buenos comentarios. Otras como House of Cards o The Tunnel (con Clémence Poésy) voy viéndolas a paso de tortuga. Sólo con algunas series animes de pocos episodios y Game of Thrones voy al día. Trato de dedicar más rato a las películas, sobre todo con las que no he visto y tengo haciendo cola hace años. Aún así se cae en la tentación de volver a ver los clásicos de culto personal.

      Saludos Mara.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Game of Thrones también es de las que yo llevo el día. ¿Estás viendo The Tunnel? Es que yo estoy viendo ahora mismo la original, la danesa-sueca "Bron/Broen", en la que se han basado y me está gustando mucho. House of Cards la tengo pendiente, me gustaría verla pronto.

    Vi tu comentario y ya me contarás qué te parecieron las películas de Vallée si consigues ver alguna pronto. Yo ando viendo mil que tenía pendientes también, más el par de series que sigo ahora. Y sí, últimamente intento profundizar más en las entradas de cine, fotografía, etc., vamos las que no tienen un toque más íntimo y personal, porque también es una forma de compartir las cosas que leo yo sobre esos directores y de dar a conocer a más gente a los fotógrafos o ilustradores que me llaman la atención.

    Espero que vaya todo bien por allí. Aquí ahora entramos en la estación más seca dentro de nada, a finales de junio, pero la verdad es que este año está siendo todo muy seco, desde el año 82 o por ahi, que no llovía tan poco según dicen las estadísticas que leí el otro día en el periódico.

    Saludos Marco.

    ResponderEliminar

Su comentario o pedrada es bienvenida, siempre y cuando no se atrincheren en el anonimato o vayan al autobombo del SPAM. De ser así serán borrados.